coachingcrecimiento personaldesarrollo personalemprendedorempresaliderazgorendimientosuperación personal

8 formas sencillas de reactivar la confianza en uno mismo

Clementina Alegrett

Job and Carreer Coach in Berlin

Empezar por uno mismo

La confianza en uno mismo es algo más que sentirse bien en la propia piel. La confianza en uno mismo es una habilidad muy atractiva. Todos queremos sentirnos seguros de nosotros mismos, porque la confianza en uno mismo está relacionada con casi todos los aspectos de una vida feliz.

La confianza en uno mismo no sólo te afecta a ti, sino también a la gente que te rodea. La confianza en uno mismo es la base del amor propio, que a su vez es la base para que los demás te amen y para que tú ames a los demás. Sólo con confianza en ti mismo serás capaz de liberar todo tu potencial. Por otro lado, la falta de confianza en uno mismo suele estar relacionada con ser demasiado crítico con uno mismo y compararse con los demás.

La confianza en uno mismo es una actitud hacia tus habilidades y capacidades. Significa que te aceptas y confías en ti mismo. Conoces tus puntos fuertes y débiles y tienes una visión positiva de ti mismo. Tener confianza en uno mismo significa comprender que confías en tu propio juicio y en tus capacidades, que te valoras y te sientes digno, independientemente de cualquier imperfección o de lo que los demás puedan pensar de ti.

“Tener poca confianza en uno mismo es como conducir por la vida con el freno de mano puesto”.

La falta de confianza no significa que estés roto, sino que no te estás centrando en las cosas correctas de tu vida. La confianza en uno mismo es vital en casi todos los aspectos de nuestra vida y, sin embargo, muchas personas luchan por encontrarla. Las personas que carecen de confianza en sí mismas tienen menos probabilidades de alcanzar el éxito que podría darles más seguridad. Lamentablemente, esto se convierte en un círculo vicioso

Las personas seguras de sí mismas inspiran confianza a los demás: a su público, a sus compañeros de trabajo, a sus jefes, a sus clientes y a sus amigos. Puedes mostrar confianza en ti mismo de muchas maneras: en tu comportamiento, en tu lenguaje corporal y en lo que dices y cómo lo dices. Sentirse seguro de sí mismo exige tener una idea realista de las propias capacidades y sentirse seguro de ello.

Proyectar confianza ayuda a las personas a ganar credibilidad, causar una buena primera impresión, hacer frente a la presión y afrontar retos personales y profesionales. También es un rasgo atractivo, ya que la confianza ayuda a que los demás se sientan cómodos. A estas alturas, sabemos que la confianza en uno mismo es una buena cualidad, pero ¿cómo desarrollarla?

Ahora compartiré contigo ideas prácticas sobre cómo mejorar tu confianza en ti mismo:

1.) Fijar objetivos
Fíjate objetivos y no pares hasta alcanzarlos. Vamos, fija tus objetivos, piensa en lo que quieres conseguir y manifiéstalo. Escríbalos, rodéese de cosas que le recuerden sus resultados deseados. Llevará algún tiempo, días, semanas, meses o años, dependiendo del objetivo, pero no abandones antes de empezar.

2.) Deja de compararte con los demás
¿Siempre se compara con los demás? Esto es un completo no-go. No estás en una carrera con nadie. Eres único, has recibido dones y talentos únicos y tienes experiencias propias que te distinguen de los demás. En lugar de caer en ese juego contraproducente, reconoce que no estás en una carrera. En lugar de compararte con los demás, admíralos. Necesitas personas a las que admirar, personas que te sirvan de inspiración. Lo necesitamos en el camino. ¡Adelante!

3.) Cuida tu cuerpo
Tu cuerpo y tu mente son uno. Sólo tenemos uno y es nuestro hogar en este viaje vital, y queremos que dure el mayor tiempo posible. La Asociación Americana de Psicología ha señalado que el ejercicio mejora significativamente el estado de ánimo y ayuda a combatir la depresión y la ansiedad. Seguir nuevos hábitos saludables puede hacerle sentir más seguro de sí mismo, y las mejoras físicas mejorarán su estado interno general a largo plazo.

4.) Pensar a largo plazo
La base de la infelicidad son las decisiones tomadas por comodidad a corto plazo que impiden alcanzar los objetivos a largo plazo. Tienes que decidir si tu comodidad a corto plazo es más importante que tus objetivos a largo plazo. Céntrate en lo importante y da pasos pequeños y firmes.

5.) Practicar la autocompasión
Para quienes no sepan qué es la autocompasión, presten atención. La autocompasión es una imagen positiva de uno mismo. Implica relacionarse con uno mismo con aceptación y amabilidad en tiempos de adversidad, en lugar de criticarse y ser demasiado duro con uno mismo. En otras palabras, mira su situación con compasión. Practicar la autocompasión significa que intentamos encontrar compasión en nuestro dolor o situación porque no somos perfectos: somos seres humanos y ningún ser humano es perfecto.

6.) Aceptar la duda
Mírate a ti mismo por lo que eres y por lo que puedes llegar a ser. No es fácil vivir con dudas constantes sobre uno mismo y puede ser muy agotador. Ahondar en las dudas te ayuda a reconectar con tu propia fuente de energía para que puedas recargarte y seguir adelante. Hay muchas posibilidades de que a veces entres en una lucha psíquica en tu cabeza que te quite la confianza y acabes cayendo en tus dudas. La consecuencia más común en este caso es que las acciones se deshacen. La razón por la que debemos darnos permiso para sumergirnos en lo que sea que nos apasione e ignorar esta voz interna. Ninguno de nosotros es inmune a la duda, así que acéptala como parte de la experiencia humana. Recuerda que tus dudas no son la verdad absoluta.

7.) Deje de hablar negativamente de sí mismo
Esta es una mentalidad esencial que debes dominar si quieres aumentar la confianza en ti mismo. Sustituye los malos pensamientos por otros más positivos. Es más fácil decirlo que hacerlo, lo sé. Si hay temas específicos en la autoconversación negativa, aléjate de ese pensamiento. Así que, a partir de ahora, presta atención a tus pensamientos y siempre que te sorprendas teniendo un pensamiento negativo sobre ti mismo, no lo tengas. Deja que se disipe e intenta formularlo de forma más positiva. Pregúntate “¿por qué estoy pensando eso?”. “¿hay una forma más positiva de verlo?”.
Por ejemplo: En lugar de decir: “No sé utilizar este aparato”, prueba a decir: “Todavía no he aprendido a utilizar este aparato”. Esta afirmación te da margen para mejorar, la primera señala la situación negativa sin dejar potencial de mejora.

8.) Postura de poder
Intenta mantener una pose de poder durante 2 minutos. A quienes nunca hayan oído hablar de este término, les animo a que lean más sobre él. Merece la pena escribir un artículo entero en el blog por sí solo y lo haré, pero también puede descargar un pdf del estudio original. Sin embargo, practicar power posing durante un par de minutos cada día eleva significativamente tus niveles de testosterona y aumenta tu confianza, al tiempo que disminuye tu nivel de cortisol y te ayuda a gestionar mejor el estrés. Echemos un vistazo a esta técnica.

Como dice Amy Cuddy, profesora asociada de la Harvard Business School, en su charla TED “una persona puede, adoptando dos sencillas posturas de 1 minuto, encarnar el poder y volverse instantáneamente más poderosa…” Cuddy ha popularizado significativamente la idea de que la “pose de poder” puede influir positivamente en el comportamiento.

Existen varias posturas de poder. Uno de mis favoritos es el de “Manos a la cadera”. Empieza poniendo las manos en las caderas, abre el pecho, mantén la barbilla alta y aguanta. Le recomiendo encarecidamente que lo pruebe. Personalmente, sólo he experimentado beneficios al practicarlo. Puede cambiar tus niveles hormonales aumentando, como he dicho antes, los niveles de testosterona y disminuyendo la hormona del estrés cortisol.

Aumentar la confianza en ti mismo requiere compromiso y valor, pero te prometo que es gratificante y pronto empezarás a notar los beneficios.

Crea el hábito de la autoconfianza, de desafiarte a ti mismo, de aceptar las cosas que no puedes controlar y de centrarte en lo que sí puedes controlar.

Las acciones intencionadas que he expuesto en este artículo pueden ayudarte a superar el miedo, los patrones de pensamiento restrictivos y, por último, a aumentar la confianza en ti mismo. Buena suerte y recuerda empezar poco a poco. Haz pequeños ajustes constantes en tu rutina diaria: la confianza en uno mismo es como cualquier músculo, se puede entrenar y desarrollar, siempre que tú lo decidas.

Foto de TK en Unsplash